Fuente: Confederación Autismo España

Hoy entra en vigor la reforma de la Ley de Promoción de Autonomía Personal y atención a personas en situación de dependencia, la cual además de una amplia respuesta social, ha suscitado la preocupación de profesionales y representantes de personas con discapacidad en tanto que las nuevas disposiciones afectan directamente a un espectro de la población especialmente vulnerable. Recogemos aquí las principales modificaciones que pasará a tener la conocida como Ley de Dependencia.

 

El primero de los aspectos hace referencia a que los grados de dependencia se reducirán a tres en detrimento de los seis que venían existiendo hasta ayer, aplazándose el acceso de los dependientes considerados moderados, que quedan a expensas de que se concrete su línea de actuación.

Se reducirá un 15% la prestación por cuidador familiar, comprometiéndose la administración a un control más exhaustivo de los mismos. Es, precisamente, el ámbito de personas que cuidan a quienes se hallan en situación de dependencia el que más enérgicamente ha mostrado su desacuerdo con las modificaciones, sobre todo por los cambios que en cotización a la Seguridad Social van a tener, llegando incluso a verse desprovistos de cobertura en algunos casos.

Otra de las medidas que también ha suscitado polémica es la inclusión de las personas con necesidades especiales en el denominado copago farmacéutico. Aquellas personas cuyos recursos estén por debajo del IPREM (Indicador Público de la Renta de Efectos Múltiples) no tendrán que abonar nada, pero las aportaciones del beneficiario al sistema pueden incluso ascender al 90% en caso que sí se supere. A lgo que muchas organizaciones dedicadas al Tercer Sector rechazan frontalmente.

Podéis consultar el BOE del 14 de julio para tener acceso al pliego completo de modificaciones.